26 septiembre 2015

Reseña: Ore Monogatari!!

Ayer terminé con el último capítulo de Ore Monogatari!!, el anime que ha conseguido volver a engancharme a una serie y que la disfrute tanto como antes.
La historia versa acerca de un protagonista muy poco común: alto hasta alcanzar cotas enormes, muy fuerte, un poco bruto y lo que podríamos considerar como feo (si lo comparamos con su amigo del alma, Suna, el típico chico misterioso y atractivo de este tipo de series). Un día, durante un viaje de metro camino a la escuela, Takeo ayuda a una dulce chica que estaba siendo acosada, sufriendo lo que podríamos considerar como un flechazo a primera vista. A partir de este momento, la serie se va a centrar en la relación entre Takeo y Rinko Yamato -la chica mencionada-, así como en la amistad, la superación, las nuevas relaciones o los rivales.

Antes de meterme en los diferentes apartados que me gusta contemplar en estas reseñas, quiero dar una opinión general acerca de Ore Monogatari!!
Se podría decir que este es un anime muy simple donde no ocurren grandes acontecimientos, pero que conquista al espectador por su dulzura y simplicidad. Igualmente, el hecho de que no nos encontremos con la típica historia de amor suma puntos a su favor, dotando de cierto aire de comedieta a la trama, que también pasará por otros momentos dramáticos y difíciles. Las comparaciones son odiosas, pero personalmente pienso que ya iba siendo hora de un anime así, dejando de lado la alabada Ao Haru Ride con sus interminables problemas (sé que esta serie ha sido bastante alabada, pero cuando la vi, después de innumerables buenas críticas, no me pareció para tanto, quizás porque tuve poca paciencia y se me hacía bastante repetitiva con tanto tira y afloja). para centrarse en una historia que avanza y no desperdicia 12 capítulos con la indecisión y los reparos de los personajes.

Historia y trama: Como ya he comentado, realmente la historia no tiene ningún misterio, se trata de una relación entre una pareja, sus problemas y las cuestiones que van surgiendo a lo largo de los capítulos y del tiempo juntos. Un aspecto que me ha gustado bastante es el hecho de que a los pocos capítulos ya se inicie la relación, es decir, que no se dan excesivos rodeos hasta que ambos optan por declararse (igualmentem la declaración no tiene desperdicio). Por otro lado, y dejando de lado el aspecto más romántico, se presenta una historia que también habla de la amistad, como denota la relación entre Takeo y Suna -su amigo de la infancia-, que dota a la serie de nuevos matices y ¿por qué no? de valores positivos, lo que considero que está bastante bien. La mayor parte de los capítulos se centran en un problema en la relación de Takeo y Rinko, aunque también nos encontraremos, como digo, otras subtramas centradas en la familia y los amigos. El hecho de que el anime tenga ese matiz cómico facilita bastante su visionado, al más puro estilo Host Club el exceso de azúcar se torna como algo divertido y entretenido.


Estilo de dibujo: Un trazo simple pero bastante satisfactorio. En este caso la estética no es algo que llame la atención, no se consiste en un aspecto fundamental para llamar la atención del espectador, sino que más bien sirve de apoyo a la trama. El protagonista, Takeo, no es un personaje al uso, sino que tiene un diseño más simple dejando de lado los ojos complejos y brillantes o el rostro estilizado, nada que ver, sin embargo, en los momentos correspondientes se torna como alguien que puede considerarse incluso guapo y atractivo.El resto de personaje siguen una tónica muy parecida en cuanto al diseño, nada especialmente reseñable. Personalmente, me encanta el contraste entre el diseño de Takeo y el de Rinko, que son completamente opuestos, pero por ello la unión entre ambos resulta aún mejor.


Personajes: Este ha sido uno de esos casos en los que la protagonista me ha caído bien, Rinko es tierna, sulce, adorable, menudita... una típica chica de tintes moe (pero sin nigún atisbo de perversión, todo lo contrario); mientras que Takeo es un hombretón bruto e imponente, pero con un enorme corazón y una timidez y romanticismo inusitados. La pareja que hacen ambos resulta de lo más tierna, así como sus interecciones o los monólogos de Takeo (donde muestra que las apariencias pueden engañar a más de uno). El resto de secundarios, como ya digo, no son para tanto, salvando a Suna, un chico frío y misterioso que cuando estña junto a su amigo cambia bastante su actitud. Una mención especial merecen los padres de Takeo, con un corte caricaturesco (incluso grostesco) nos llevan a comprender la apariencia y actitud de su hijo.


En resumidas cuentas, este es un anime altamente recomendables para aquellos a los que les apetezca empaparse de ternura, amistad y amor en un formato de 24 capítulos repletos de emociones y positivismo.

BONUS ~

No hay comentarios:

Publicar un comentario